El club de los hombres (y las mujeres) ridículos II

 

Protesters crowd and police

Aquí continua y concluye El club de los hombres (y mujeres) ridículos I. La aventura de su enigmático protagonista alcanza un sorprendente —confío— desenlace.

—¿Y el discurso del solicitante?

—Ah, siente curiosidad. Pegue la oreja a esa puerta —dice Beatriz señalando al otro lado del saloncito.   

—Usted sabe quién soy. No puede pretender que me rebaje de esa manera. Seguir leyendo “El club de los hombres (y las mujeres) ridículos II”

La casa de la tarde atroz

00_Uyuni_SalarUn clavo quita otro clavo, el fuego apaga el fuego, y en los lugares más cálidos del planeta combaten el bochorno con té caliente. Siguiendo ese razonamiento, aquí os dejo una dosis de calor gótico. 

Durante toda una mañana de verano, tórrida, abrasadora, inclemente, bajo un cielo sin nubes, atravesé solo, en una furgoneta con el aire acondicionado estropeado, una región singularmente desprovista de árboles y llana del país. Seguir leyendo “La casa de la tarde atroz”

Viaje con nosotros…

usted está aquí 2 De Skitch

Para los que habitáis el verano septentrional, llega de nuevo el momento de dar rienda suelta a uno de vuestros mayores placeres: viajar a lugares exóticos. Os deseo de corazón que lo disfrutéis.

DESDE: Supercúmulo de Virgo. Grupo Local. Vía Láctea. Brazo de Orión. Sistema Solar. Tercer planeta. Tierra.
DE: El muy humilde delegado a cargo del planeta Tierra y sus habitantes.
PARA: La Muy Excelentísima Supermente a Cargo del Sector 3141592653589.
ASUNTO: NO AGUANTO MÁS. DIMITO. Seguir leyendo “Viaje con nosotros…”

U-N-D-O! (En los mejores centros comerciales)

canstockphoto2886521
(Deshacer)

Para demostrar que no soy el profeta de futuros sombríos que algunos creen, hoy os presento un relato lleno de optimismo y fe en la naturaleza de los seres humanos, y en la inagotable capacidad de la tecnología para mejorar su vida en este planeta.

Eres una persona inteligente, y siempre sospechaste que la felicidad de los ricos y poderosos no se debía solo a que viven más años, más sanos, y en casas mejores. Estabas en lo cierto. La verdadera razón es un pequeño electrodoméstico que se llama… Seguir leyendo “U-N-D-O! (En los mejores centros comerciales)”

Un millón de muertes

Vector illustration of generation of woman.

Algunos han señalado mi debilidad por la truculencia y la masacre. No entiendo por qué, pero, de todos modos, en el siguiente relato limito el número de damnificados. Ojalá aún se demore mucho el instante de enfrentaros a la Gran Verdad.

He vivido un millón de vidas, desde la ameba primigenia que perseguía la luz, hasta el dinosaurio víctima del curso irracional del cosmos; desde el primer pez que abandonó el fango hasta la forma que tantas veces he habitado y en la que ahora aguardo. Pero el cachorro que tableta en mano pretende desentrañar el misterio de la que considera solo una vida más, nunca podría aceptarlo. Seguir leyendo “Un millón de muertes”

Rutas oscuras 

photo of man and woman using their phones
Photo by Roman Carey on Pexels.com

Cabalgamos una montaña rusa llamada tecnología, creyendo tener el control, mas somos incapaces de variar el rumbo de nuestra vagoneta, condenada a seguir la vía o descarrilar. Ensoberbecidos, declaramos resuelto el problema que  obsesiona a los filósofos desde los tiempos de Platón: qué es la realidad. Adictos a las sombras virtuales que hemos creado, no deseamos abandonar nuestra caverna. Por suerte, algunos  rechazan la dictadura de lo establecido para recordarnos que el infierno no son los otros.

Era poco probable tropezarse con algún conocido. Lo verdaderamente importante era evitar las cámaras. La videovigilancia cubría la totalidad de la ciudad, de todas las ciudades. La propaganda oficial se ufanaba de garantizar la seguridad de los ciudadanos donde quiera que se hallasen. Carlos, como todo el mundo, así lo había creído hasta unas semanas atrás, cuando supo de la existencia de lugares fuera del ángulo de visión de las cámaras. Seguir leyendo “Rutas oscuras “

La bruja del acantilado

beach calm cliffs coast line
Photo by Pixabay on Pexels.com

La mezquindad y la malicia, especialmente si van de la mano de la ignorancia y la necesidad son malas consejeras a la hora de tratar al diferente. Muchas veces tales personas se convierten en blanco del desahogo de nuestras vidas insatisfechas y miserables.

Os aseguro que nunca he conocido a una vieja que corriera tanto con una pata de palo. Me diréis que no es algo frecuente ahora, pero tampoco cuando yo era niño. Mi memoria no es la que era, y menos con el gaznate seco. Así está mejor, os estoy agradecido. Seguir leyendo “La bruja del acantilado”