Ven a mi casa esta Navidad (Crónicas del Grinch II, 3)

New Year fireworks and champagne

Lo peor de la Navidad es el recuerdo de los que ya no están. Por otra parte, nos gusta pensar que es el momento de olvidar  las afrentas, los enfados, los desencuentros de todo el año o quizás de una vida. Lo importante es que nuestra mesa no esté vacía en Navidad.

—¿Has hecho todo tal como acordamos, Alf? —dijo el anciano de pelo blanco sentado en medio del salón sumido en sombras. Más allá de los cristales, la noche se vestía de luces de colores. Era nochebuena en la gran ciudad.

—Sí, Nikos. El sistema de defensa está desactivado —dijo el mayordomo dejando una botella de champán y dos copas sobre la mesa .

Seguir leyendo “Ven a mi casa esta Navidad (Crónicas del Grinch II, 3)”

Anuncios

El pequeño tamborilero (Crónicas del Grinch II, 2)

Depositphotos_95140678_xl-2015

El pequeño tamborilero[1]

El aroma a misterio y maravilla  tiene algo de adictivo para nosotros.  En su persecución arrostraremos cualquier riesgo, y nuestro corazón latirá acompasado al ritmo que nos señala el camino. Al fin y al cabo, como todo el mundo sabe, desde niños adoramos los tambores.

Tomás necesitaba aire fresco. Todavía faltaba media hora y contemplar las caras de los otros le suponía una tortura. No soportaba aquella expresión de consuelo y desesperanza. Normalmente lo sobrellevaba bastante bien, pero hoy era la primera nochebuena.

Seguir leyendo “El pequeño tamborilero (Crónicas del Grinch II, 2)”

Jolly house (1 min)

 

mansion antigua
https://www.pinterest.co.uk/pin/545005992379605662/

¿Quién no ha deseado ser niño para siempre?

Amado diario:

A veces querría que la guerra no acabara nunca. Sé que eso no lo piensan las niñas buenas, pero si dejan de tirar bombas sobre Londres papá y mamá volverán a buscarme, y yo quiero vivir en Jolly House con mis abuelitos para siempre.

Por la mañana el sol me despierta y yo aprieto los ojos y veo figuritas brillantes. Luego abro la ventana y saludo a Rhys que saca a las vaquitas. Después bajo las escaleras que hacen crac-crac y sigo el olor del pan y el té. Hoy he comido pastel de carne, y le prometí a abuelita que nunca voy a olvidar su sabor.

El abuelo me llevó a pescar al estanque, y fue tan divertido. Me dijo muy serio que no debo ir yo sola, pero tengo que buscar un pendiente que se me cayó. ¡Me lo regaló papá! Iré después de que se acuesten los abuelitos y volveré en seguida. Me gusta andar a oscuras, tocando las paredes que parecen tener un corazón que late y me cuenta historias, y oír los silbidos del viento y la canción de los robles que casi llegan al tejado.

Ojalá me quedara para siempre en Jolly House.

 

Fin de Jolly house: La casa de la alegría.

Si no leíste su relato encadenado: Mourning house

Santa Claus is coming to town. Parte III   

Con la continuación y conclusión de  Santa Claus is coming to town parte I y Santa Claus is coming to town parte II  llegan a su fin estas Crónicas del Grinch de la Navidad de 2017. Os deseo un Muy Feliz Año a todos.

(Lyman, sorprendentemente, sigue vivo y tiene un plan para enfrentarse a Santa)

                                      Seguir leyendo “Santa Claus is coming to town. Parte III   “

Noches blancas de hospital

Noches blancas de hospital (Canción para la Navidad)1

Retomo, creo, el espíritu inicial de estas Crónicas del Grinch. Manuel, cirujano de prestigio, piensa pasarlo en grande esta Nochebuena, a pesar de estar de guardia en el hospital. Lo tiene todo planeado, pero a veces la vida, como la ficción, resulta sorprendente y caprichosa.

Seguir leyendo “Noches blancas de hospital”